ULTIMAS NOTICIAS

EL PENSAMIENTO INDIO

El pensamiento indio es el pensamiento de América.

El pensamiento indio sepulta al pensamiento de Europa.

El pensamiento indio no sale como el pensamiento europeo de una mitología.

El pensamiento indio nace de la ciencia y salva a la humanidad.

La palabra de selectos cerebros de Europa sobre mi obra es esta:

Michael Schelowsky, exclama:

“Reinaga, entrega no solo al indio, sino al ser humano de toda la Tierra, una nueva ruta, un nuevo pensamiento para su salvación. “América India y Occidente” es el faro de la liberación de toda la humanidad.

Y el traductor de “América India und das Abendlad”, dice:

“No hay un antecedente para el pensamiento de Fausto Reinaga. Acusa a Occidente de haber hecho una sociedad de esclavos y asesinos, que hoy han llegado al “vacío” de la Bomba Atómica... Reinaga ofrece a la Humanidad el reino de la Verdad y la Vida”.

Albert Einstein, declara:

“Si la humanidad aspira a sobrevivir, necesita cambiar totalmente su manera de pensar; porque el mundo en el cual vive es totalmente distinto del mundo que presenció el nacimiento de los hombres de hoy. La desintegración atómica marca un límite de edades: la de antes de la Bomba Atómica, y la de después de ella. Ya no es posible pensar como antes, ni hacer lo que antes se hacia”.

Einstein, bañado en lágrimas escribe al Presidente de Estados Unidos, Roosevelt.... Y cuando estalla la primera Boma Atómica arrasando Hiroshima, Einstein aulla, aulla hasta la hora de su muerte.

Einstein, autor intelectual de la Bomba Atómica, no dijo una letra sobre el pensamiento que reemplazaría al pensamiento actual de la humanidad. Y aquí es donde se destaca el valor de mi pensamiento. Porque no sólo que indico, sino que expongo el pensamiento que reemplazaría al pensamiento de la Bomba Atómica.

El pensamiento de América es el pensamiento indio.

 

En mi Tesis de Licenciatura, 1943, puse estas dos palabras: “Revolución India”. Y “Mitayos y Yanaconas” en su página 142 repite los dos términos.

El pensamiento indio de las Fuerzas Armadas, palpita en la declaración del Presidente de la República, Gral. Juan José Tórres:

“...La revolución Boliviana, debe ser Boliviana, salir de nosotros, ser dirigida por nuestra gente y dar sus frutos a los hombres de esta Tierra. Ningún otro país, ningún otro pueblo, tiene que decirnos lo que debemos hacer y adónde tenemos que llegar. No podemos perder el carácter del país, y no podemos olvidarnos de nuestro pueblo. Bolivia es un país indio, un pueblo indio, una Nación india; aquí la Revolución tiene que ser una Revolución India!

¡Viva la Revolución India!

¡Viva el Poder Indio!”

En las elecciones de 1989, se me proclama Candidato a la Presidencia de la República.

Cuando el Papa Juan Pablo II llega a Bolivia, los universitarios ponen en el frontispicio de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), mi nombre, mi retrato y mi pensamiento:

“Fausto Reinaga

Ni Cristo ni Marx

Poder Indio”

El pensamiento de Europa sale de una mitología. Su imperativo se halla esculpido en cinco palabras:

“Dios es mi panza

La Razón:

¡”Miente y Mata!”

El pensamiento indio nace de la ciencia. Su mandato se expresa en estos términos:

“El hombre es tierra que piensa.

(Y su misión es ser:)

Verdad y Vida”.

El pensamiento de Olimpo, amenaza sepultar con la Bomba Atómica a todos los seres vivos de la Tierra; trance en que los hombres para salvarse, no disponen de otro poder que el pensamiento indio.

El pensamiento indio es la salvación de la Humanidad!!!

CRIMEN

REUNION CUMBRE” DE GINEBRA

He dado a Estados Unidos y a la URSS el pensamiento científico que destruye al pensamiento que miente y asesina."

“El mes de noviembre en la “Reunión Cumbre”de Ginebra, he puesto en las manos de Reagan y Gorbachov este documento:

“Estados Unidos y la URSS se hallan frente a la Humanidad. Reagan y Gorbachov, con la Bomba Atómica en la mano, están frente a la Humanidad.

La Humanidad impotente, inerme, de rodillas, con el sollozo en la garganta implora:

Reagan no me quites la vida.

Gorbachov no me quites la vida

Reagan-Gorbachov: no nos quiten la vida.

No conviertan el planeta Tierra en Noche Eterna.

La ciencia nuclear, arrancándose de su virginal entraña, en seis palabras, da el pensamiento que define la esencia y el destino del hombre:

El Hombre es Tierra que piensa

Su destino es Verdad y Vida

El Olimpo afirma:

El hombre es hijo de Zeus.

Su destino es mentir y matar

Lo que dice la ciencia es una bendición.

Y lo que Olimpo afirma; un crimen.

Ronald Reagan y Mijail Gorbachov saquen del cerebro de la Humanidad este crimen:

El Olimpo hace al hombre.

Su destino es mentir y matar.

En vez del crimen del Olimpo, pongan en el cerebro de la Humanidad esta verdad suprema:

El hombre es tierra que piensa.

Su destino es verdad y vida.

Y la Humanidad agradecida les besará la frente; y les bendecirá por toda la eternidad”.

Y Reagan y Gorbachov, el 21 de noviembre de 1985, después de leer una y diez veces el documento, se miran. Se dan la mano. Y estallan en una carcajada...

Al pedido de la Humanidad responden con una carcajada...

Esta carcajada, ante el pedido de la Humanidad del Planeta Tierra, es, es... no hay adjetivo para calificar el crimen... ¡NO HAY!!

AMÉRICA 500 AÑOS DE ESCLAVITUD

“América 500 años de esclavitud, hambre y masacre”, es la voz de la tierra y el aliento de la sangre y alma de este Continente.

Sócrates hecho Cristo, y Cristo hecho Marx, han convertido el Nuevo Mundo en antro de delincuentes y mendigos. Desde 1492a la fecha, Europa, Estados Unidos y Unión Soviética han cubierto la faz del territorio americano de templos, conventos, escuelas, universidades, cuarteles, partidos políticos, sindicatos... ¿para qué? Para hacer del mestizo “su” perro rufián. Perro que ladra, muerde y mata, defendiendo a los dioses, a la “razón” y el dinero de Europa.

La presente Separata no sólo pone el dedo en la llaga, sino que clava en la conciencia, como imperativo categórico, lo que se debe, lo que se tiene que hacer, para salvar al hombre y a la vida del planeta Tierra.

SÓCRATES Y YO

Lo absoluto es Sócrates.

De 500 años a. de C. a nuestros días, el hombre del planeta Tierra es pensamiento, acto y hábito socrático.

La esclavitud para Sócrates es una institución divina.

El esclavo es bestia.

El esclavo no tiene ley. La voluntad de “su amo” es su ley. El esclavo si piensa, piensa lo que piensa su amo; y hace lo que manda su amo.

Atenas, Roma, Europa han establecido la existencia humana dentro de una “norma de hierro” socrática. Atenas, Roma, Europa han encajado a la humanidad los cánones que dice Sócrates.

La religión, filosofía, ciencia y poder de Sócrates, han penetrado en la forma y la esencia física y psíquica del hombre del planeta Tierra.

Durante el paganismo, los continentes y pueblos conquistados por Atenas y Roma, viven en la esclavitud. Las Colonias dan su cerebro, su “fuerza de trabajo” y su sangre a su Metrópoli.

En la Era del Cristianismo, cuando Europa alcanza el Poder central del Mundo, la “norma de hierro” no varía un ápice. Europa manda, y sus esclavas: Asia, Africa y América, obedecen.

Europa piensa y hace ciencia; y Asia, Africa, América trabajan para que Europa piense y haga ciencia pura y aplicada. Europa con la ciencia llega a fabricar la Bomba Atómica. Y la Bomba Atómica, Europa no arroja contra Europa; arroja a una de sus esclavas; ¡arroja contra Asia!

Sócrates nace libre.

Sofronisco era escultor, y Fenareta partera.

Yo nací esclavo.

Mi padre era una bestia; mi madre otra bestia.

Sócrates tuvo todo.

Yo no tuve más que mi esclavitud.

Sócrates hizo poco –casi nada- para ser lo que fue.

Yo hice todo, todo para llegar a ser lo que soy.

Y es más. Lo inexplicable: en esta sociedad que es una cueva de falsarios, ladrones y asesinos; no robé, no mentí, no maté.

América, América india era yo. Filósofos, sacerdotes y escritores de Europa, al indio de América le negaron la condición humana.

Para Europa, yo no era más que un “homúnculo”, “un animal llamado indio”.

Cincuenta años íntegros puse mi cerebro, mi pluma, mi verbo, mi acción para alcanzar la liberación india.

Mi lucha por la conquista de la libertad del indio de América y del mundo, Europa no me perdonó. Europa me llevó al ostracismo, a los Campos de Concentración, a las cárceles, al Patíbulo. Me confiscó mi biblioteca de 14.000 volúmenes.

La epopeya arranca estas palabras:

“Yo a pura dentellada, a pura garra, a puro golpe de puño he buscado la verdad y la libertad. Mi búsqueda ha sido una búsqueda dolorosa, desgarradora. Mi adhesión a Sócrates, mi unidad ontológica y entitativa con Sócrates, Descartes, Kant, Hegel y Marx; con el Cristo católico de Torquemada y Loyola, y con el Cristo apóstata y protestante de Lutero y Calvino, no me dieron ni verdad ni libertad.

Hasta que descubrí el pensamiento Amautico. Y fue el pensamiento Amautico el que aplacó mi quemante sed de verdad y me alumbró con el Sol de la Libertad. Lo que no encontré en Sócrates ni en Cristo, me ha dado el pensamiento Amautico. Yo respiro la verdad y la libertad gracias al pensamiento Amáutico.

Y ahora ¿alguien conoce un hombre más libre que yo?!

Estas palabras se han convertido en himno de triunfo, himno de victoria...

Saqué de mi cerebro toda la inmundicia criminal que Europa me había encajado en 25 siglos de opresión esclavista. Con mi cerebro limpio, con mi conciencia limpia, ví en mi persona el Cosmos.

La Hélade, el Imperio de los Césares, el Medio Evo cristiano, y la Europa de la revolución francesa, rusa, nazi, la Primera y la Segunda Guerra Mundial, que habían llenado de horrorosas cicatrices mi mente y mi carne, desaparecieron de mi ser.

Y viví la llegada del hombre a la luna; y tuve en mi mano un pedazo lunar que trajeron los astronautas.

El día 21 de julio de 1969, descubrí la VERDAD sobre el planeta Tierra y sobre el “protozoario infinitesimal”, que se llama hombre.

Ya sin Sócrates, Cristo ni Marx en mi cerebro. Limpio de mancha y polvo me erguí. Y levanté la frente al espacio sideral del Universo.

Y ahí estaba el milagro: la vida en el planeta Tierra; la vida del Universo, palpitante y chispeante, brotando de la entraña telúrica.

Y aquí ví a Sócrates. Aquí estaba Sócrates.

Tal que en este momento sobre el planeta Tierra hay dos personas: Sócrates y Yo.

Sócrates “castigando al hombre con escorpiones”, para que el hombre “mienta y mate”.

Y yo, luchando para poner luz en la tiniebla del cerebro de la humanidad.

Al imperativo socrático:

¡Miente y mata!

Arrojo la réplica del imperativo Amautico:

¡No mientas ni mates!

Sé la Verdad y la Vida!

He ahí el por qué del título que lleva esta obra: Sócrates y Yo”.

EUROPA PROSTITUTA Y ASESINA

En Grecia, Roma, Europa, no existe, no hay un santo, un filósofo, un revolucionario. Los que se reputan de tales, son carne pútrida y conciencia envenenada de egoísmo, propiedad y dinero. El paganismo y el cristianismo no son conceptores, menos creadores del ente amáutico.

Estados Unidos es Europa. La URSS es Europa. Y Europa es Estados Unidos y es la URSS. Estados Unidos, la URSS y Europa son una unidad ontológica y sanguínea.

De “La podredumbre criminal del pensamiento europeo”, “Sócrates y yo” y este volumen “Europa prostituta y asesina”, surge la trilogía Amautica, que es pensamiento y poder de la verdad y la vida.

“CAMBIAR EL MUNDO CAMBIANDO LOS CEREBROS”

El pensamiento socrático, ocupa a plenitud el cerebro de Estados Unidos y de la URSS.

Hay que cambiar el cerebro de ambas potencias.

Hay que sacar del cerebro de Estados Unidos y de la URSS el pensamiento socrático, y en su lugar poner el pensamiento amáutico.

La verdad Amautica es la verdad suprema de la humanidad. Nadie, ningún ser ha llegado a este tramo del pensamiento. Mi cerebro realiza la hazaña. Ante el pensamiento socrático, que es mendacidad y asesinato, yo planteo el pensamiento amáutico que es verdad y vida.

GUERRA ATOMICA

“Todo lo vivo, sin excepción, desaparecerá de la Tierra a consecuencia de una guerra nuclear, en la que se empleen solamente entre el 10 y el 15 por ciento de los arsenales nucleares... Caerá sobre la Tierra una “noche eterna”...

La Guerra Nuclear, una fatalidad innata del pensamiento socrático, será aniquilada por el pensamiento amáutico.

Contra la Guerra Nuclear la humanidad no tiene más que el pensamiento amáutico.

El pensamiento amáutico es la fuerza, el arma, ¡la única arma! Que destruye el arsenal atómico de Estados Unidos y de la URSS.

El pensamiento amáutico es la única arma que sepulta las Bombas Atómicas de Estados Unidos y de la URSS.

El pensamiento amáutico es la salvación del hombre y de la vida.