INFORMACION EN AUDIO
SITIOS DE INTERES

EL PENSAMIENTO AMAUTICO

PDFImprimirE-mail

El Pensamiento AmaúticoEste libro no ha logrado expresar todo el asco, todo el horror que inspira Europa. Todo el horror que es Europa.

Occidente ha inventado el hambre y la guerra. Europa ha creado: hambre y guerra.
Los pueblos, los hombres, las civilizaciones, valen por sus obras. Y, ahí está la obra de Europa: miedo y desesperación; hambre y guerra; odio y asesinato.

Europa, Occidente, en sus 6.000 años de historia, no es más que hambre y guerra, mentira y crimen. Sus dioses, sus semidioses, sus ídolos, sus héroes, sus pueblos... mienten y asesinan.

Su más grande sabio miente. Su dios hecho hombre miente. Sócrates y Cristo mienten.

Sócrates, el más grande cerebro y la más excelsa dignidad; y Cristo, el más grande amor y la fe más sublime, son arrojados al Circo; dan de comer su carne, beber su sangre a sus pueblos enloquecidos de miedo y desesperación; odio y crimen. Pueblos que al devorarlos aúllan de placer: placer de mentir y placer de asesinar...

Europa, como religión, filosofía, ética, arte, ciencia, raza, revolución, política, Europa es: miedo y desesperación; odio y asesinato.

Los dioses del Olimpo y del cielo cristiano son la imagen de los seres humanos de Occidente. En la sociedad celeste, los dioses viven en el odio, la venganza, el terror y el asesinato. El “Conócete a ti mismo” de Sócrates; “Existo, luego siento y pienso” de Aristóteles; “Pienso, luego soy” de Descartes; “El contrato social” de Rousseau; “Debes, pues puedes”, “Puedes, pues debes” de Kant; “Lo real es racional y lo racional es real” de Hegel; “Lo racional y lo real es la revolución” de Marx; “Lo racional y lo real es el Superhombre” de Nietzsche; “Lo real y lo racional es la nada” de Sartre.... De Sócrates a Sartre Europa es mentira, odio y asesinato.

La razón establece: el tiempo rectilíneo, la vida finita y la muerte, que en última instancia, son puñal de fuego clavado en el corazón de los hombres... Morir, perderse para siempre. Esta idea empuja a una desesperación inimaginable, Al influjo de la terrorífica obsesión se perpetran los crímenes más monstruosos, los asesinatos más horripilantes, los suicidios más diabólicos... El Himalaya de palabras de consolación, no puede evitar el suicidio de Parménides, la locura de Nietzsche, las llamas de Servet.

La razón: asesina. La fe: asesina. La razón asesina a la fe; la fe se asesina a sí misma...

Entre la "fiera rubia" aria, la "fiera blanca" latina y la "fiera slava" translúcida, al mismo tiempo que se despedazan en competencia demencial, asesinan al mongol asiático, al negro africano y al indio de América. El odio racial para estas fieras es una religión... A esta Europa no le queda más que América, por eso con dientes y uñas se agarra de ella. Y para la ocupación de la América de nuestro tiempo, cuenta con el mestizo latinoamericano; cuya mente híbrida ha colonizado totalitariamente.

Minuto tras minuto, hora tras hora, día tras día, Europa ha encajado sus ídolos en el cerebro mestizo.

El niño latinoamericano, junto al rostro de su madre, comienza viendo los íconos de la “virgen María”, del “dulce Jesús”. Y con la canción de cuna, aprende a balbucear el “Bendito” y el “Yo Pecador”.

Desde su nacimiento hasta la muerte, el latinoamericano: habla la lengua, profesa la religión, piensa el pensamiento y siente el sentimiento del Conquistador. La lengua de Castilla, la religión de cristo, el pensar y el sentir de Europa, llenan de orilla a orilla el cerebro y el corazón del mestizo.

El latinoamericano, dominado y prostituido como una mininga es Europa. Es Occidente.

El latinoamericano no tiene cara ni alma, gesto ni voz. Es sombra y eco de Europa. Y la sombra no da sombra ni el eco tiene eco.

* * * *

Los titanes del pensamiento Amautico, los semidioses constructores de la única sociedad perfecta sobre la faz de la Tierra, son nuestros padres. Descendemos de ellos. Somos sangre de su sangre y carne de su carne. Ellos están en nosotros, y nosotros en ellos. Ellos en nosotros viven; y nosotros vivimos en ellos. Ellos son nosotros; y nosotros ellos. Luego, nosotros somos pues, los constructores de Tiwanaku, los creadores del Tawantinsuyu. Somos nosotros los forjadores de la única sociedad perfecta que ha habido en el Planeta Tierra.

Los naturales de esta tierra, los indios que hemos nacido en el Kollasuyu de América, descendemos de los titanes del Pensamiento Amautico, de los semidioses constructores del Tawantinsuyu....

Nosotros tenemos el derecho de levantar la cabeza y de alzar muy alta la voz ante el pensamiento de Europa.

Anuncios














Copyright © 2012. Fausto Reinaga - Derechos ReservadosFausto Reinaga Villa Pabón, Av. Coronel Váldez


COMUNIDAD

Movimiento Indianista Katarista
COMUNICADOS
Encuestas
¿Que opina acerca del sitio de la Fundación Amautica?