INFORMACION EN AUDIO
SITIOS DE INTERES

LIBROS SEGUNDA ÉPOCA

INDIANIDAD

PDFImprimirE-mail

Indianidad¿Cómo soy? Físicamente “fuerte de estructura; hombros fornidos. Cabellera renegrida de ala de tordo. Ojos de águila. Apostura india que respira euforia y fascinación....” Esta imagen se ha alterado. Ahora soy montón de huesos embutido dentro de un costal de
cuero seco. Mi cabellera ha encanecido. Pero mis ojos y mi apostura persisten.

Y, ¿mi pensamiento? Mi pensamiento crece en profundidad y dimensión. No me equivoco ni me hago ilusiones.

Veo el pensamiento de Sócrates, Cristo, Kant, Hegel, Marx, Nietzsche, Lenin, Hitler, Stalin.... Breznev.... del Papa Paulo VI, del cismático Obispo Lefebre...

Y, ¿qué veo en el pensamiento de cada uno de ellos?


Veo el error; el mal. Veo crimen. Y que el pensamiento de cada uno de ellos se hace verbo; el verbo se hace acto.

¿Y cómo veo yo mi pensamiento, mi verbo, mi acto?

Con telescopios y según su aproximación al Sol, veo a Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno, Plutón; y a la Luna girando en redor de la Tierra...

Y siento que esta bendición, que se llama el pensamiento, sale de la carne al influjo de la energía solar; y veo y siento que este pensamiento al hacerse verbo y acto, reproduce, o simplemente es una nota del conjunto armónico del Sistema Solar.

Resulta que mi pensamiento es pensamiento del Cosmos; mi verbo, verbo del Cosmos; mi acto, acto del Cosmos. En una palabra, yo soy Cosmos; la conciencia del Cosmos.

Y, como tal, debo vivir.

El Cosmos no hace el mal. El Cosmos es el bien.

El destino del hombre es el bien.

El hombre debe conocer el bien. Para ser el bien. Conocer la filosofía, ciencia, religión, arte; para ser la verdad y la libertad.

Nosce te ipsum, “Conócete a ti mismo”, no es otra cosa que saberse que uno es Cosmos, que se es Cosmos; por tanto, debe el hombre pensar como Cosmos, hablar como Cosmos, hacer como Cosmos, ser el Cosmos.

A la luz y al calor de este evangelio tomo a 5, 10 o mil niños, niños de todo color.... Nos embarcamos en un aeronave, un Skaylab.... salimos de la Tierra, contemplamos todos los astros que giran en redor del Sol.

Vemos nuestra morada:

“........la Tierra como realmente es, pequeña, azul y hermosa, en el silencio eterno donde flota”, es contemplarnos a nosotros mismos en ella, juntos, hermanados en
esa brillante belleza; como hermanos que ahora sabemos que verdaderamente somos hermanos”.

Después de muchos meses, o quizá muchos años, al aterrizar, nadie duda de que: somos Cosmos.

Ahora, del mundo galáxico vamos con nuestros microscopios al mundo del átomo.

Abrimos los huesos del cráneo:

“Ahí está el cerebro, el meollo de la existencia del hombre. Su superficie grisácea llena de circunvalaciones late pausadamente al bombeo de la sangre. Está húmeda por el transparente líquido cefalorraquídeo que la baña constantemente y que funciona también amortiguando los golpes y evitando que el cerebro, que está flotando en él, choque contra el cráneo en cada movimiento de la cabeza....”

Hemos visto de dónde sale y cómo sale el pensamiento, que es verbo y que es acto. Fascinados hemos contemplado este milagro: 30 mil millones de neuronas, organizadas a imagen y semejanza de la galaxia solar y de las Galaxias del “más allá”, 30 mil millones de neuronas producen pensamiento...

Después de esto, (llamaremos educación) puede haber en la mente del niño, puede haber en el niño alguna noción del mal?

En la personalidad de este niño, (rubio, blanco, negro, amarillo, o indio), ahora se ve otra humanidad radicalmente distinta de la humanidad hecha por Sócrates y Cristo; de la humanidad hecha por Occidente.

Esto es “conocerse a sí mismo”. Este es el “Conócete a ti mismo”: el Imperativo amáutico, que se halla grabado en la “Puerta del Sol” de Tiwanaku!.

EL PENSAMIENTO AMAUTICO

PDFImprimirE-mail

El Pensamiento AmaúticoEste libro no ha logrado expresar todo el asco, todo el horror que inspira Europa. Todo el horror que es Europa.

Occidente ha inventado el hambre y la guerra. Europa ha creado: hambre y guerra.
Los pueblos, los hombres, las civilizaciones, valen por sus obras. Y, ahí está la obra de Europa: miedo y desesperación; hambre y guerra; odio y asesinato.

Europa, Occidente, en sus 6.000 años de historia, no es más que hambre y guerra, mentira y crimen. Sus dioses, sus semidioses, sus ídolos, sus héroes, sus pueblos... mienten y asesinan.

Su más grande sabio miente. Su dios hecho hombre miente. Sócrates y Cristo mienten.

Sócrates, el más grande cerebro y la más excelsa dignidad; y Cristo, el más grande amor y la fe más sublime, son arrojados al Circo; dan de comer su carne, beber su sangre a sus pueblos enloquecidos de miedo y desesperación; odio y crimen. Pueblos que al devorarlos aúllan de placer: placer de mentir y placer de asesinar...

Europa, como religión, filosofía, ética, arte, ciencia, raza, revolución, política, Europa es: miedo y desesperación; odio y asesinato.

Los dioses del Olimpo y del cielo cristiano son la imagen de los seres humanos de Occidente. En la sociedad celeste, los dioses viven en el odio, la venganza, el terror y el asesinato. El “Conócete a ti mismo” de Sócrates; “Existo, luego siento y pienso” de Aristóteles; “Pienso, luego soy” de Descartes; “El contrato social” de Rousseau; “Debes, pues puedes”, “Puedes, pues debes” de Kant; “Lo real es racional y lo racional es real” de Hegel; “Lo racional y lo real es la revolución” de Marx; “Lo racional y lo real es el Superhombre” de Nietzsche; “Lo real y lo racional es la nada” de Sartre.... De Sócrates a Sartre Europa es mentira, odio y asesinato.

La razón establece: el tiempo rectilíneo, la vida finita y la muerte, que en última instancia, son puñal de fuego clavado en el corazón de los hombres... Morir, perderse para siempre. Esta idea empuja a una desesperación inimaginable, Al influjo de la terrorífica obsesión se perpetran los crímenes más monstruosos, los asesinatos más horripilantes, los suicidios más diabólicos... El Himalaya de palabras de consolación, no puede evitar el suicidio de Parménides, la locura de Nietzsche, las llamas de Servet.

La razón: asesina. La fe: asesina. La razón asesina a la fe; la fe se asesina a sí misma...

Entre la "fiera rubia" aria, la "fiera blanca" latina y la "fiera slava" translúcida, al mismo tiempo que se despedazan en competencia demencial, asesinan al mongol asiático, al negro africano y al indio de América. El odio racial para estas fieras es una religión... A esta Europa no le queda más que América, por eso con dientes y uñas se agarra de ella. Y para la ocupación de la América de nuestro tiempo, cuenta con el mestizo latinoamericano; cuya mente híbrida ha colonizado totalitariamente.

Minuto tras minuto, hora tras hora, día tras día, Europa ha encajado sus ídolos en el cerebro mestizo.

El niño latinoamericano, junto al rostro de su madre, comienza viendo los íconos de la “virgen María”, del “dulce Jesús”. Y con la canción de cuna, aprende a balbucear el “Bendito” y el “Yo Pecador”.

Desde su nacimiento hasta la muerte, el latinoamericano: habla la lengua, profesa la religión, piensa el pensamiento y siente el sentimiento del Conquistador. La lengua de Castilla, la religión de cristo, el pensar y el sentir de Europa, llenan de orilla a orilla el cerebro y el corazón del mestizo.

El latinoamericano, dominado y prostituido como una mininga es Europa. Es Occidente.

El latinoamericano no tiene cara ni alma, gesto ni voz. Es sombra y eco de Europa. Y la sombra no da sombra ni el eco tiene eco.

* * * *

Los titanes del pensamiento Amautico, los semidioses constructores de la única sociedad perfecta sobre la faz de la Tierra, son nuestros padres. Descendemos de ellos. Somos sangre de su sangre y carne de su carne. Ellos están en nosotros, y nosotros en ellos. Ellos en nosotros viven; y nosotros vivimos en ellos. Ellos son nosotros; y nosotros ellos. Luego, nosotros somos pues, los constructores de Tiwanaku, los creadores del Tawantinsuyu. Somos nosotros los forjadores de la única sociedad perfecta que ha habido en el Planeta Tierra.

Los naturales de esta tierra, los indios que hemos nacido en el Kollasuyu de América, descendemos de los titanes del Pensamiento Amautico, de los semidioses constructores del Tawantinsuyu....

Nosotros tenemos el derecho de levantar la cabeza y de alzar muy alta la voz ante el pensamiento de Europa.

LA RAZON Y EL INDIO

PDFImprimirE-mail

La Razón y el Indio"La Razón y el Indio", no es doctrina filosófica ni teológica. No es crítica de la "razón pura", la "razón práctica" o la "razón dialéctica". No es mito ni utopía. No es verbo hecho carne de una ideología parida por la cicuta de Atenas, ni una fe forjada por la cruz del Gólgota...

No habla de la razón ni de la fe. No habla de la conciencia, el destino o la libertad del hombre de Occidente.

Habla de la salvación del hombre y de la vida en el planeta Tierra.

Los ídolos y los paradigmas de Europa aquí no cantan ni bailan; no son sujeto ni objeto; premisa ni ergo. Los hacedores de Occidente, no han sido tomados en cuenta ni como guía ni como modelo ni como ejemplo; porque han conducido al hombre a su exterminio, al crimen de la Guerra Atómica: tragedia que la imaginación no alcanza a imaginar en toda su magnitud.

Occidente, Europa no ha dado nada, nada de bueno al hombre. Todo lo contrario. De Sócrates a Nietzsche la razón, fe y acto no han hecho otra cosa que “el hombre lobo”. En la Tierra: el “hombre es lobo del hombre”, (homo homini lupus). En el cielo: “Dios es lobo de Dios”, (Deus lupus dei). “El puñal de la razón” (pugio ratio), y el “puñal de la fe” (pugio fidei), en medio de océanos y diluvios de sangre y lágrimas, han edificado la sociedad celeste y la sociedad terrestre.

Del seno de Europa no ha salido una sola vida amáutica, es decir, una vida humana plena, plena de unidad entre idea y acto, pensamiento y acción.

Si Kant hubiese dicho su imperativo categórico: "Haz de tal manera que tu amor sea una norma universal", si Marx hubiese formulado su utopía:

“De cada uno según su capacidad, y a cada uno según su necesidad”, y si Nietzsche hubiese lanzado su paradigma: “Dios ha muerto, que venga el Superhombre”; si Kant, Marx y Nietzsche hubiesen dicho tales cosas desde el punto de vista amáutico...., entonces con respeto y veneración hubiéramos tomado en cuenta, al “pérfido cristiano” y “filósofo idiota” (Kant), al “sanguinario profeta judío” del “diente por diente y ojo por ojo” (Marx), como al incestuoso edípico que vomita relámpagos y rayos (Nietzsche).

Pero ninguno se refiere al Cosmos ni al hombre amáutico.

Sócrates, Kant, Marx y Ñietzsche han engendrado el marxismo y el nazifascismo, que hoy armados de Bomba Atómica, afilan sus garras para devorar la vida del planeta Tierra.

El pensamiento amáutico, si se quiere el evangelio Amautico, no es el “Reino de Dios” de Cristo, la “sociedad sin clases” de Marx, ni el “Reich nazi milenario” de Hitler. Es otro, distinto, verdadero, salvador.

El hombre de Occidente ha inventado a Dios. La “sociedad sin clases” de Marx, es el “Reino de Dios en la Tierra”, y el “Reich nazi milenario”, se desvanece…

Las más grandes ideas y creencias de Occidente, son finitas; luego, no salvan al hombre.

El hombre tiene hambre de eternidad. Clama por una vida sin finitud.

Sólo el pensamiento amáutico aplaca su hambre. Sólo este evangelio le da certeza y fe de una vida eterna.

AMERICA INDIA Y OCCIDENTE

PDFImprimirE-mail

FAUSTO REINAGA

America India y OccidenteCon su obra agorera y el ejemplo de su vida, este indio hijo de Inti y de la Pachamama, ¡POR AQUÍ! Señala y conmina al hombre: dejar atrás la noche del homo homini lupus.Su pensamiento y su lucha, salen de un oceánico dolor. Opresión y hambre, terror y persecución, cárcel y tortura, “campos de concentración” y ostracismo, saqueo y segregación racial, han forjado un clima en que el odio, ha sobrepasado las dimensiones del odio teológico.

Fausto Reinaga, Inka redivivo, santo y profeta, héroe y mártir de la conciencia cósmica, se enfrenta a un Occidente armado de colmillos y zarpas atómicos. Cruza con ígneo látigo de la verdad el rostro de los colonizados escritores, ideólogos y políticos del Continente.

Desde las academias, las universidades, la prensa, los palacios de gobierno, fueron estos escritores, ideólogos y políticos, quienes le cercaron con la “infame muralla del silencio”, primero; y luego, decretaron su asesinato.

Las embajadas del área capitalista y comunista, le negaron Asilo y le arrojaron a la calle. Enfermo rota su espalda a causa de la golpiza, cayó preso.... Los escribas se incautaron de su casilla-postal y de su correspondencia. Ocuparon su casa; se apoderaron: de su producción inédita, biblioteca (14.000 volúmenes), dinero, ropa, comestible. No dejaron en aquel aposento solar de la pureza, más que inmundicia y basura humana.


Un ominoso silencio tapó el crimen. Nadie dijo nada.


El “Yo acuso”, salió de nosotros. Nosotros elevamos ante el mundo nuestro clamor y grito de condena.

En la excomunión social. Sin mendrugo. Reducido a la mendacidad. Y bajo una constante amenaza de cárcel y muerte, el el Amauta ha creado esta obra genial, “AMERICA INDIA Y OCCIDENTE”.

¡Granítico bloque de ciencia y lumbrarada mística! Ciencia que derrumba dioses e ídolos, carboniza y sepulta sistemas, valores y mitos. Mística que entrega una fe y una esperanza al planeta Tierra, donde el hombre descreído y vacío, aulla de miedo, terror y desesperación.

“AMERICA INDIA Y OCCIDENTE”, evangelio cósmico de paz y amor, no es utopía. Es realidad. Es carne y vida.

Por ello la pléyade de escritores, científicos, periodistas, profesores, universitarios de Europa y América; juventud sedienta, no de sangre india, sino de luz y verdad, como quien cumple un rito religioso, ha ido en peregrinación hasta el cerro de Killi-Killi de La Paz-Bolivia, donde fue clavada en una pica la cabeza de Tupaj Katari...

Este sitio macabro hoy es un Oasis. Aquí en medio de árboles, flores y trino de aves, se halla la casa de Fausto Reinaga: un templo del “ama llulla, ama súa, ama qhella”.

Gracias al calor y a la ayuda de esta juventud gringa y de los indios que le cuidan como a una deidad, el Amauta ha seguido su trabajo de apóstol.

Alfredo Nóbel, en el fondo de su conciencia acaso era sincero acaso su íntima intención, era de veras dar cada fin de año, a un “espíritu bienhechor” el Premio que lleva su nombre....

En el Nuevo Mundo, ni Gabriela Mistral ni Luther King ni Asturias ni Neruda, que recibieron el Nóbel, son el espíritu de esta América. El espíritu de América, la conciencia y la voz de ella, es Fausto Reinaga. Así anunció y advirtió a la Academia sueca, aquel domingo 19 de julio de 1971, el rotativo “Expresen” de Stokolmo..

Quien tenga el corazón bien puesto, conozca al hombre y su obra, y lea “América India y Occidente”, convendrá con nosotros y concluirá por ser de nuestra opinión: que a estas horas no hay otra persona con mayor derecho al Premio Nobel que Fausto Reinaga.

Empero invocar a la Academia sueca, pedir a un Occidente racista, el Premio Nóbel para un escritor indio de la América India, es nada menos que “pedir peras al olmo”....

Lima-Quito, Día del Indio de América.

Guillermo Carnero Hoke
Escritor peruano

Gonzalo Humberto Mata
Escritor ecuatoriano

TESIS INDIA

PDFImprimirE-mail

UN MANDATO HISTORICO: LA REVOLUCION INDIA
Por Guillermo Carnero Hoke
Líder del Poder Comunero Peruano

Tesis IndiaBolivia es hoy por hoy la Capital Revolucionaria de América India. La Presencia de ese gran maestro del pensamiento creador que es Fausto Reinaga y la rebeldía permanente de las masas aymaras, constituyen el basamento de nuestra primera afirmación. Por otro lado, en Bolivia el criollaje y los movimientos blancoides-europeizantes, han agotado, todas sus posibilidades para enmendar el drama en que se debate el país, fenómeno éste que abre el camino para la insurgencia india y la toma del Poder por el Partido que la encarna: el Partido Indio de Bolivia.

La maduración del proceso, de otro lado, es obra de dos libros por su extraordinario mensaje creador: “LA REVOLUCION INDIA” y el “MANIFIESTO DEL PARTIDO INDIO DE BOLIVIA”, ambos escritos por Fausto Reinaga en los que se hace la diagnosis histórica de Bolivia y se fija la terapia impostergable. Como Bolivia es también el Perú. Ecuador, Colombia, Guatemala y México, los libros del kolla Reinaga se elevan a solución a solución parta la América hispana.

Empero, hagamos antes una explicación necesaria.

La izquierda indoamericana, en lo que va de existencia de nuestra plataforma continental, ha fracasado estrepitosamente. La heroicidad de su sacrificio combatiente no la exime de ese fracaso, por el contrario, la culpa,.... La mala aplicación del método revolucionario y el desconocimiento que tiene de su propia Historia, contribuyeron a que no acertara una sola en su afán de ganar el Poder y efectuar la mutación liberadora.

Pero, seamos más explícitos. Nuestra historia como Nación Continental no empieza con la llegada de la brutal conquista española. Todo lo contrario, se quiebra, se degenera. Nuestra verdadera Historia se hizo, se maduró durante el ejercicio comunero del Incario. Vino Europa y trajo la propiedad privada, el crimen organizado, la jerarquización social en clases, el individualismo, la metafísica. Acá existía la propiedad colectiva de la tierra y de medios sociales de producción; existía la organización comunitaria;................


Para hablar en términos que están en boga afirmaremos que antes de la infamante Conquista española, el Incario era un Estado Socialista, altamente desarrollado en su forma comunera. Las armas y la rapiña –encubiertas por la Cruz y la Espada- destrozaron la organización pacifista de nuestros abuelos inkas. El impacto conquistador hizo lo demás. Arrinconó a la Nación India; le quitó sus tierras, eliminó sus cuadros conductores; desterró creencias, costumbres; instauró el régimen de la propiedad privada apoyada por leyes y códigos contrarios a la realidad de este Continente nacido para el socialismo.

Es decir, nuestro drama empieza cuando se erige la propiedad privada en nuestras tierras de sí colectivistas. Evaluar la historia y aplicar el método marxista-leninista significa orientarse por el pasado nuestro y retomar ese pasado para iniciar la lucha emancipadora. Esto equivale a decir que nuestra acción revolucionaria, es una consecuencia de nuestro afán emancipador, puesto que seguimos ocupados por España, que es Europa y sus formar agresivas de entender la vida y mancillarla.

La Revolución India, trata, pues, de arrojar definitivamente de nuestro suelo continental a Europa y su sistema de propiedad privada, para instaurar de nuevo el Tawantinsuyu de nuestro siglo que es el sistema colectivista comunitario, vital. Es decir, volver a nuestro estilo, a nuestro aire, a nuestra razón de ser.

Volver al comunitarismo, es volver a vivir en continuidad con nuestro pasado. Es movilizar a más de cincuenta millones de indios que pueblan, organizadas en comunidades, este castigado continente. Y esto olvidaron los izquierdistas, los enajenados y los márxologos. Creyeron más a los CRONISTAS españoles -que mintieron sobre nuestra verdadera realidad socialista preamericana- lo que en buen romance significa que justifican que a su propia madre le digan prostituta sabiendo a conciencia que no lo fue.

Los izquierdistas enajenados y europeizantes olvidan nuestro pasado preamericano, y sólo reconocen que la historia nuestra empieza con la llegada de Europa. Y esto es explicable. Si reconocieran que hubo socialismo altamente organizado en comunidades, discreparían de Marx, de Engels y del mismo Lenin, para abrazar una realidad que en el pasado lo superó, los rebasó y que, incluso, les coloca una lápida donde se leería: obsoletos!

Lo anterior explica el por qué de la mala aplicación del método revolucionario. El por qué no han aceptado una sola, ni acertarán en el futuro.

Fausto Reinaga, ese gigante del pensamiento indio en América, hizo el milagro de despertarnos a nosotros del error. Sus obras nos sirven de guía creadora. Así sabemos que no puede haber Revolución auténtica si ésta no es india, porque lo indio significa propiedad colectiva, organización comunitaria, régimen etocrático-moral-, postulación cósmica, etc.

Han pasado 450 años de ocupación. Seguimos ocupados por Europa. La revolución india plantea científicamente la emancipación de la Nación india, enfrentándola a Europa. No la enfrenta desde el punto de vista racial, sino desde el punto de vista de la vida y su poder creador. Europa está en agonía, en putrefacción, en la debacle. La revolución india, la de ahora, es para enterrarle, para darle su despedida.

Nuestra acción revolucionaria es una retoma de la acción emancipadora iniciada por Manco Inka, tanto para arrojar de nuestro suelo a Europa, como para dar un Mensaje orientador al Mundo, pues, lo Indio es un Mensaje, una redención humana, una salvación justiciera y noble. Y el mundo de hoy bien que necesita de un nuevo Mensaje. Lo Indio salvará la humanidad. El indio es la gran reserva moral de nuestro tiempo.

La excelsa virtud de los libros de Fausto Reinaga estriba en que tanto “LA REVOLUCION INDIA” como el “MANIFIESTO DEL PARTIDO INDIO DE BOLIVIA”, son la Biblia India que hay que leer y releer para no perder el camino, ni olvidarse de nuestra cita armada contra Europa.

Fausto Reinaga, ahora nos arroja la “TESIS INDIA”. Hondazo Inka. Wiphala en llamas. Volcánico trueno de combate.... La verdad de fuego quema la conciencia de América. La “TESIS INDIA” es la guerra que ruge; Ser o no Ser; Victoria o Tumba; Poder o Muerte! Ha quitado la máscara al nacionalismo cipayo como al comunismo blanco; y ha dicho la palabra suprema; ni Nacionalismo ni Comunismo: ¡Revolución India! Es el Verbo imperativo, la orden cósmica.

Ejército indio, Escuela india, Universidad india.... Claro que saldrán de la fragua de la Revolución India; ¡Revolución! Que devolverá el Poder al indio.

¿Qué es el Poder Indio? ¿Qué es el Gobierno Indio? ¿Qué es el Socialismo Indio?

El Poder Indio, el Plan de Gobierno Indio, dimana de la expresión comunitaria. Conocer cómo funciona una Comunidad Inka es tener a la mano el Gobierno ético. Como en el estado Inka todo estaba sincronizado, el Consejo de Ancianos, no era más que una Comuna de Ancianos orientadores. Como no reconocemos nada de propiedad privada, hay que dejar de lado toda influencia política de occidente –su Democracia y sus Leyes- y pensar en indio, comunitariamente. Como vamos hacia el advenimiento del Tawantinsuyu del Siglo XX, no debemos dejar a un lado el Poder que encarnan las Comunidades. Ellas saben lo que quieren respecto a su vida y sus necesidades.


Antes del advenimiento maldito de España, el Tawantinsuyu era una colmena de Comunidades, al igual que el cuerpo humano, donde todo estaba integrado. Volver a la organización comunitaria en base a las que existen, y en Bolivia, hay más de dos mil, casi tantas como las tres mil del Perú. Allí está nuestra fuerza; ahí está el Gobierno, sus Planes, todo!.

La Gran Confederación de Comunidades, ese es el Gobierno Indio; ese es el Poder Indio!; ese es el Socialismo Indio!

Fausto Reinaga, ese indio Katari, ese luminoso Kolla, tenía que ser el que lance este PROCLAMA DE GUERRA. El aymara de Tiwanaku tenía que haber iniciado la Revolución India de América. Las huestes de Tupaj Katari, después de un Cerco de 190 años, anuncian al mundo la toma de la ciudad de La Paz. Tupaj Katari es ahora CUATRO MILLONES DE INDIOS que irrumpen a paso de vencedores sobre la Bolivia mestiza ya vencida. La “TESIS INDIA”, es la voluntad rediviva del glorioso sacristán de Ayo Ayo. La “TESIS INDIA” notifica al mundo que los Indios de Bolivia han comenzado su Revolución!.

Lima-Perú, 13 de marzo de 1971.


(Aniversario del Primer Cerco a la ciudad de La Paz)

 

MANIFIESTO PARTIDO INDIO DE BOLIVIA

PDFImprimirE-mail

MANIFIESTO Partido Indio de BoliviaHe Aquí el primer documento de guerra que la América India en boca rebelde de Bolivia lanza al mundo. El largo y ominoso silencio que impuso la dominación extranjera muere en las vibrantes palabras de este Manifiesto. Es cierto que la raza de Manco Cápac, la del Tawantinsuyu estuvo callada por el peso del oprobio y la indignidad.

Pero ahora habla. Habla con lenguaje propio, categórico, con sangre y corazón. Su voz es la acción penetrante de la tierra hecha hombre combatiente. Es la voz de una raza vital y henchida, cargada de dinamita y poderío. Habla, pues, la voz de la vieja América asomada hoy en el drama de sus hijos discriminados, en la pujanza de sus hijos salvados de la atroz pesadilla. Este es el grito sagrado de una Nación vital, de un pueblo que jamás dejó de pelear, que jamás reconoció la derrota, porque no hubo derrota: hubo retirada frente a la salvaje ocupación extranjera, europea, imperial y conquistadora.

Habla en guerra la América India a través de la guerra total que declara el Partido Indio de Bolivia. Porque ninguna raza más autorizada en América y en el Mundo que la raza india para reiniciar la guerra santa contra todo lo que es y significa la raza blanca. Cuatrocientos años de espantoso e inenarrable dolor le dan a la raza india el fuero justo para declarar la guerra total a nombre de todas las razas de color del mundo. Es, desde esa orgullosa altura, desde ese incontenible mundo de responsabilidad histórica que habla hoy, en este grande Manifiesto, a nombre de la inmortal América India. Su mismo drama hecho coraje imbatible por estar vecino del cielo le da legitimidad para izar sus banderas de guerra a muerte, porque en Bolivia se desterró al hombre en su misma tierra, se le pateó como a bestia, se le masacró creyéndole cadáver para siempre; es, entonces, desde su retorno, desde su vida resurrecta, que ha templado su garra y endurecido su cuerpo para iniciar, definitivamente, con este Manifiesto, el ataque final contra la nefasta y corrompida cultura occidental.

A nombre de la raza india de América entera es que el Partido Indio de Bolivia decreta abiertamente la guerra total contra la raza blanca, porque ella no es solo el insultante color de piel blanca, sino un agraviante y cobarde estilo de vida donde el robo es virtud que se premia y el crimen negocio que se condecora. La raza blanca no es simplemente una raza como las demás, sino que es una distinta, no humana, creadora de la guerra y de la propiedad privada. Inventora de la jerarquización social, de las crisis, del ataque a sangre y fuego, raza fetichista, hipócrita, hecha mentira desde su nacimiento, caminando entre mentiras y falsedades durante su torva existencia. Hay, pues, que matarla y destruirla para que nunca más asome la mentira hecha raza!

No es este Manifiesto un irascible grito de locura racista, ni es su dinámica únicamente la liquidación física de la raza blanca como poder social, político y económico, no; esta es una guerra contra todo lo que significa cultura occidental, en cuyo fondo y en su proyección la raza blanca asoma rectora putrefacta. Como la historia de la humanidad ha sido lacerada por la presencia de esa diabólica raza, hay que pulverizar su historia. ¡Quién no recuerda que a nombre de su solitario y onánico Dios asesinó en solo quinientos años, quinientos millones de seres humanos, en el más espantoso genocidio de todos los tiempos? Fueron millones y millones de africanos, asiáticos e indios americanos que cayeron aniquilados por la “fiera rubia”!!!

La historia de la humanidad entera es la historia impuesta a sangre y fuego –por la cruz y por la espada- por la tenebrosa e insolente raza blanca. Nada hay que la salve, por eso resulta maldita. Hacerle la guerra total –no racista solamente- es servir a la población terrestre, la misma que está abrumadoramente integrada por una mayoría de razas de color!

No es esta entonces una guerra simple, una guerra sólo para matar blancos, no; esta es una raza sin piedad, sin tregua, sin descanso contra todo lo que significa su religión, su cultura, su economía, su moral, su vida, todo.

Los indios de América, los hombres de color que se salvaron de la infamia y de la corrupción apoyan este gran Manifiesto del Partido Indio de Bolivia, porque es su avanzada teórica para la inmediata captura del poder para, desde arriba, ejecutar la total liquidación de la raza blanca como fuerza de opresión constante, oponiéndole nuestro estilo de vida comunera, más justo por nuestro, más sano por indio, más inmortal por colectivo y cósmico.

Porque necesitamos dar al mundo el mensaje entero y global de la raza india es que hay que liquidar a la maldita raza blanca, porque sólo así daremos paso a una América India y Comunera, libre y creadora.

Se inicia pues la gran guerra. Esta es una guerra santa. Una guerra del Partido Indio de Bolivia a nombre de una América India hecha raza de color por todo el mundo.

Este es nuestro asalto final: EL PODER INDIO O LA MUERTE!!!


Carlos Miranda García

Lima, Noviembre. 1969.

Página 1 de 2
Anuncios














Copyright © 2012. Fausto Reinaga - Derechos ReservadosFausto Reinaga Villa Pabón, Av. Coronel Váldez


COMUNIDAD

Movimiento Indianista Katarista
COMUNICADOS
Encuestas
¿Que opina acerca del sitio de la Fundación Amautica?